Sábado 7 de marzo de 2020

Hace 23 años que la Comarca Ngäbe Buglé fue creada mediante la Ley 10 del 7 de marzo de 1997. No fue un regalo del gobierno, es el producto de una larga lucha de un aguerrido pueblo y sus dirigentes; tuvo un alto costo de sacrificio donde muchos dirigentes y líderes de base ofrendaron sus vidas y un pueblo que jamás se dio por vencido hasta ver realizado su anhelado sueño de obtener la garantía de seguridad territorial para proteger y revalorizar su cultura, idioma, su patrimonio ambiental a fin de garantizar el bienestar colectivo de sus habitantes.

Para la Coordinadora Nacional de Pueblo Indígenas de Panamá – COONAPIP, si bien se logró una conquista con la creación de esta comarca, que hoy cumple un aniversario más, aún persiste el abandono estatal, que se traduce en la falta de respuesta a las necesidades básicas como una salud de calidad tanto en personal como en equipamiento, lo cual se observa en altos niveles de desnutrición, índices elevados se incidencia de VIH, muerte materna, aumento de enfermedades respiratorias, entre otros.

Y qué decir de los otros problemas en el ámbito de la educación formal, ausencia de programas de generación de ingresos y empleos, infraestructura de viviendas digna, y otras necesidades apremiantes que, al no tener planes y programas claros de atención, mantienen a la población sumida en la miseria y alarmantes índices de pobreza en comparación al resto del país.

Marcelo Guerra, Presidente de COONAPIP, señala que además del abandono estatal, también hay un problema de gobernabilidad en la comarca, debido a que algunos malos dirigentes se han dado a la tarea de llamarse líderes, que valiéndose de sus cargos buscan satisfacer sus intereses personales y particulares, cayendo en actitudes dictatoriales, tomando decisiones arbitrarias por encima de la voluntad del pueblo, creando mayor caos y ausencia de una verdadera política de desarrollo de su pueblo.

La dirigencia de la COONAPIP hace un llamado en ocasión de la celebración de este aniversario N° 23 al gobierno nacional para que cumplan con sus obligaciones sociales para atender con seriedad las necesidades de la comarca mediante planes congruentes, proyectos de desarrollo que responda a las necesidades prioritarias que impulsen el mejoramiento integral de la comarca que tantos años ha esperado que la riqueza sea distribuida de forma equitativa y que los beneficios del canal se traduzcan en mejores oportunidades para los más necesitados.

“La Comarca tiene un alto potencial, pero necesita de un verdadero impulso del gobierno que le de otra cara a la comarca, eliminando el paternalismo y empoderando a los hombres y mujeres para contribuir en el desarrollo de los pueblos indígenas de Panamá”, destaca Guerra.

El dirigente indígena también tiene un pedido para el pueblo comarcal, “es hora de buscar la unidad entre todos los sectores, dejémonos de divisiones y peleas estériles que han contribuido al atraso, podemos trabajar juntos para mejorar nuestra situación y darle una mejor perspectiva a nuestra juventud, pero eso requiere del esfuerzo de todos, sin banderías políticas ni intereses particulares, necesitamos unirnos para que la Comarca logre todos los nobles objetivos que trazaron nuestros ancestros”, acotó.

Las autoridades de la COONAPIP, que integran los siete pueblos indígenas y los 12 congresos y consejos a nivel nacional, expresan su felicitación a la Comarca Ngäbe Buglé por su XXIII aniversario y hace votos para que todos los dirigentes, líderes y bases por fin logren acuerdos que le den un mejor futuro a esta tierra que tiene el mayor número de población originaria panameña.